Cómo transformar tu vida y tus relaciones cambiando tus patrones de comportamiento

El ser humano pretende la integración del cuerpo, la mente y el espíritu; eso es lo que se ha oído acerca de la conexión, del enfoque, de la alineación para ser nosotros mismos, sobre estar en equilibrio y sobre manifestarlo en el mundo consiguiendo nuestros sueños.

Necesitamos esta alineación y conexión para lograr superar nuestros miedos y a nosotros mismos y dirigirnos sin tregua hacía los cambios que van a mejorar nuestras vidas. Esta es la promesa y, ¿cómo la conseguimos?

Lo que se elige hoy, creyendo que se hace libremente, viene condicionado por nuestras experiencias pasadas, por nuestra visión de nosotros mismos y por el rol que nos impusieron y nosotros aceptamos dentro de nuestra familia en la más tierna infancia. Estas elecciones “falsamente libres” de hoy condicionan y crean nuestro futuro.

Por eso los posibles caminos que se eligen hoy y que se intentan cumplir quizá no sean los más adecuados o no estemos cambiando nada. Quizá y sólo quizá, tan sólo se estén repitiendo aquellos patrones basados en esos roles que me dicen quién soy yo y en mis experiencias de la infancia y adolescencia.

Al crecer, todos nos empapamos con las creencias y costumbres de nuestros padres. Ellos nos querían o al menos eso nos dijeron. Nosotros los queríamos, o eso creíamos. Claro que ellos esperaban que los quisiéramos y nosotros esperábamos que nos quisieran. ¿Cuál es la relación más estrecha que existe si no la que existe entre un niño y sus padres? Está basada en el amor, la servidumbre o el castigo, es la relación más larga que tendremos.

Nuestros padres hablaban, nosotros escuchábamos, verdad o mentira, lo que decían era ley. Aceptábamos sus creencias como hechos sin cuestionamiento. En nombre del amor, ellos esperaban que actuáramos de acuerdo a su idea de PERFECCIÓN; en nombre del amor, nosotros nos esforzamos en ser perfectos, pero aún poniendo mucho empeño ¿lo conseguimos de verdad, a sus ojos o con nuestros profesores? ¿Alguno de nosotros llegó a complacerles por completo? No, no por completo. Nos querían perfecto a su forma y nosotros éramos lo perfectos que podíamos a nuestra forma.

Tuvimos que afrontar experiencias penosas, sentimientos de soledad, vergüenza y culpabilidad, evitábamos expresar nuestros sentimientos por miedo a más críticas, al ridículo y al castigo; INCLUSO HACIENDO LO IMPOSIBLE, no era suficiente para que estuvieran satisfechos y orgullosos de nosotros.

¡Qué confusión! ¿cómo podíamos creer en nadie o siquiera en nosotros mismos?

Nadie enseña a un niño técnicas para afrontar la ansiedad, la tristeza, la soledad de no sentirse querido o de sentirse raro, diferente. Esas emociones se tapaban con introversión, rabia, resentimiento y soledad. Aprendimos bien con su ejemplo, es más, aprendimos MÁS.

Ellos usaban el amor como premio y como castigo y, aunque no nos gustase ese comportamiento de los adultos, aprendimos que hay que hacerlo así para sobrevivir en este mundo.

¿Y el sexo? Ahí teníamos un doble mensaje: el ejemplo de nuestros padres y lo que veíamos en la TV o en el cine, que era totalmente distinto.

Antes de los 7 años, las pautas ya están establecidas. Su comportamiento, es el nuestro, sus actitudes y costumbres también. Nos enseñaron la VERDAD del mundo hasta un punto mucho mayor de lo que nunca hubiéramos podido imaginar.

Los hábitos, actitudes y comportamientos inútiles iban a quedar tatuados en nosotros durante toda la vida, hasta que eligiéramos algo diferente, pero de niño ¿quién se daba cuenta de que realmente existía otra ELECCIÓN, que no era simplemente resistir y aguantar?

La mayoría de nosotros crecimos con el convencimiento de que “tengo una tara que me hace diferente” o “hay algo malo en mí”, y teníamos razón, de hecho, tuvimos que esconder el conocimiento de lo mal que lo hacíamos.

Así, prisioneros de nuestra propia visión, empeorando en lugar de mejorar, con todos nuestros sufrimientos basados en LA PERFECCIÓN Y LOS RESULTADOS: las 2 mayores preocupaciones imaginarias que hay para afrontar en la vida, nos atraparon desde niños.

Esas normas, pasadas de generación en generación, nunca funcionaron para aumentar la felicidad y el crecimiento personal. Les fallaron a nuestros abuelos, a nuestros padres y a nosotros también nos fallarán.

Sería fantástico que alguien nos enseñara de niños que todos los seres humanos, absolutamente todos podemos ELEGIR lo que queremos creer y cómo queremos vivir nuestra vida; que cada ser humano es un individuo único con un ADN completamente distinto a cualquier otro ser humano.

Que nos hubieran enseñado que admitir los errores es una virtud, que cambiando nuestra mente, podíamos cambiar la percepción del mundo y de nosotros en ese mundo y a ser, de una forma muy natural, seres absolutamente y divinamente perfectos.

Ojalá hubiéramos aprendido que cada uno de nosotros somos la única FUENTE para conseguir felicidad, crecimiento y evolución.

  • Ojalá hubiéramos sabido que CADA UNO DE NOSOTROS TEJE SU PROPIA TELA con sus experiencias, creencias y expectativas.
  • Ojalá nos hubieran enseñado que podemos liberarnos de las actitudes de los demás que nos bloquean.
  • Ojalá hubiéramos sentido la seguridad necesaria como para ELEGIR LAS IDEAS que encajan con nuestras creencias sobre la vida.
  • Ojalá hubiéramos sabido que el Universo material que percibimos como realidad es un REFLEJO DE ESA TELA que llevamos tejiendo muchos años.
  • Ojalá conociéramos el poder absoluto de tiene nuestra mente para IMAGINAR objetivos que nuestro SER INTERIOR puede realizar.

Así sería mucho más sencillo recuperar al máximo posible nuestra AUTORIDAD y nuestro poder interior.

Podemos identificar y limpiar los sucesos y las experiencias que nos condicionan y limitan la percepción de nosotros mismos en tiempo PRESENTE, porque en tiempo presente, el único MOMENTO dónde puedo cambiar mi vida ejerciendo la posibilidad de ELEGIR, es en tiempo presente CUANDO OCURRE Y PASA LA VIDA.

Liberando la ansiedad asociada a un a experiencia pasada, podemos cambiar el EFECTO DE LOS RECUERDOS DEL PASADO sobre el presente, sobre lo que hago HOY, sobre lo que ELIJO HOY, y por lo tanto, su impacto sobre nuestro FUTURO y todo el resto de nuestra vida.

El proceso que utilizamos en Kinesiología permite realizar esas liberaciones de estrés en pasado, presente y futuro, así como activar e integrar nuevas pautas de estructuras mentales coherentes con la nueva manera de vivir y relacionarnos con la vida y el mundo.

Para este aprender y trabajarse este proceso he creado desde toda su experiencia y aprendizaje un curso que te permita ver y transformar tu historia tal y como la aprendiste hacia donde quieres llevarla en tu presente y futuro.

ESTE CURSO se llama KINESIOLOGÍA EMOCIONAL 2 – CAMBIO DE PATRONES – CEREBRO TRIUNO.

Un curso apto para cualquier persona, sin necesidad de conocimientos previos sobre la materia, en el que solo se necesita la motivación de cambio y evolución personal.

Si tu motivación e intuición tras leer este artículo te ha conectado y activado esta necesidad interna de cambiar tu patrón de una vez por todas, tu oportunidad esta aquí y ahora. Pincha en este enlace para unirte a esta aventura del cambio de patrones!

Núria Sánchez Bueno

Kinesiólogia y Osteópata. Profesora de la Formación Certificada de Kinesiología Unificada y Toque para la Salud en IEKU.

Ver más de Nuria Sánchez

Deja un comentario

Entradas relacionadas

¿Por qué es mejor la integración de Reflejos Primitivos con Kinesiología que sin?

(Pincha en la imagen para acceder al vídeo) Nos preguntáis a menudo la diferencia entre: una formación de integración de Reflejos Primitivos y una formación de Integración de Reflejos Primitivos mediante Kinesiología Blanca Lafuente – podóloga, posturóloga, kinesióloga y especialista en la integración de los Reflejos Primitivos – es la profesora de esta formación y

Webinar Convertir la Crisis en Consciencia

[vc_row][vc_column][vc_separator][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]Jordi Planes, Coach e instructor de Mindfulness imparte este webinar donde expone las directrices para convertir la crisis en consciencia, además incluye al final una meditación. Puedes acceder a su formación presencial u online de Mindfulness.[/vc_column_text][vc_video link=»https://youtu.be/r4Vupkf-LIg» el_width=»60″ align=»center»][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_separator][/vc_column][/vc_row]

Webinar Vencer al Miedo

[vc_row][vc_column][vc_separator][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]Con Jordi Planes El miedo aparece cuando la mente no es capaz de ver más allá y te desconectas del corazón. Jordi Planes nos lleva hacia adentro para poder conectar con lo que realmente nos muestra la mente y ser conscientes para salir de ese estado y alcanzar el mindfulness. Al final puedes disfrutar de

Ir arriba